Categoría: Relatos

  • Nocturno agitado. Cuatro escenas pequinesas con coda limeña

    Pekín y Lima tienen seguramente muy poco en común; como, por ejemplo, el hecho de que ambas ciudades viven en mí en estos días: una pues porque en fin; y la otra, pues por la TV. Por ejemplo, de noche, anteayer. 1 Veía yo de madrugada la competencia de ciclismo BMX -que es una especie […]

  • Las pesas de la vida. Relato pequinés

    Confieso que he amado mujeres más fuertes que yo. Tenían cuatro o seis veces mis brazos, y levantaban hasta más de dos veces mi peso, pero no me importó: aprendí a quererlas. No recuerdo qué día fue de esta semana, sólo recuerdo que era ya bien entrada la noche, y que estaba viendo la gimnasia […]

  • Ella o yo. Escena nocturna

    Era de noche, yo ya quería acostarme. Me quité el polo, lo puse sobre la cama y lo empecé a doblar, para guardarlo. Entonces vi que ella se movía. Fue un movimiento muy fugaz, pero aun así pude percibirlo. No quería que yo la viera, así que se movió apenas un segundo sobre la línea […]

  • Aroma viril

    Me dice mi hermana menor, tras pasarme un fin de semana aspirando la casa: —Hueles feo. —No: es mi olorcito masculino.

  • Escena de marihuana con silencio

    El viento me golpeaba la cara. Por la calle desierta que flanqueaba al parque corría hacia mí todo el olor de la marihuana. Delante de mí, dos tipos, ostentando la melena que jamás tendré, caminaban como podían mientras hablaban. En eso, uno de ellos se detuvo, tomó al otro del brazo, lo detuvo, lo miró, […]

  • Se enseña ingles

    Se enseña ingles. Eso leí hace unas horas en un cartel expuesto en la ventana de una casa, camino a la Universidad Católica. No supe qué pensar. Quizá si me hubiera presentado en esa casa -y tras pagar la cuota establecida, claro- la profesora (¿el profesor?) se habría bajado el pantalón y las bragas. Ahí […]

  • Ejercicio de la blogografía

    Hola, lector. Dime: ¿debemos, o no debemos, ejercer el arte blogográfica? Sí, ya sé. Dije que no lo haría, pero estoy aquí, escribiendo un blog. Ya antes, en el sitio web de una de las mejores revistas del mundo, tuve un blog (Uno, dos, tres, probando, ¿lo recuerdas?), pero hubo que cerrarlo: la masa de trabajo pecuniario me impidió seguir […]

Un sitio web WordPress.com.