Categoría: Poemas

  • Mediodía

    A las doce del día, la luz vertical sobre los transeúntes; el calor, dentro de los automóviles; la luz, en las habitaciones de las casas apenas abiertas las cortinas mientras la Tierra gira silenciosa. 

  • Solo la luz

    Solo la luz

    Tras las persianas nadie puede ver su rostro, ni su cabello recogido ni sus pechos dispersos. 

  • El miedo

    Un patio amplísimo al mediodía, con piedrecillas numerosísimas, capaces de rasgar rodillas y codos. Una turba enardecida cuyo furor cerca resuena. Un vacío en el estómago como de nunca haber comido carne ni pescado ni fruta ni placer perdurable, solo verduras amargas en una mesa de madera larga, larguísima, mientras en otra habitación huele a […]

  • Lineup

    La Hora de Dormir Las Doce y Pico de la Noche Sábanas Frías Esperando de Pie Solo ante la Cama El Sueño Olvidado Silencio Afuera en la Calle La Cucaracha Sola El Grillo Muerto Motores Lejanos Alguien Que Pasa por Ahí El Ladrón Escondido Nunca Más Mataré a Mis Padres Los Gritos Silenciosos La Vuelta […]

  • Medianoche

    Luz encendida; alarma, a las siete; cama, sin abrir. GloPoWriMo 2018, día 2.

  • Balada de la niña desaparecida

    He perdido a mi chiquilla, ¿la habrá visto por ahí? Viste una casaquilla y zapatos carmesí. Tiene el pelito castaño, cortito y encrespado; no habla con ningún extraño, tal como le he enseñado. Tiene la piel de canela y la figura esbelta. Le iba a comprar una tela… ¡debo traerla de vuelta! Tiene algo en […]

  • Chiclayana en Colonia

    Para V. V. E. U., que se va a estudiar a Alemania Allá en Colonia no saben aquello que les espera: una muchacha viajera sin gracias que se le acaben e ideas que no le caben en su alocada cabeza. Por eso, todo lo reza «¡Ay, qué bonito!», diciendo. Es claro —ahora lo entiendo— que […]

  • Sextina de las lluvias y los huaicos

    A Luis Castañeda Lossio, alcalde ausente de Lima A los afectados por las lluvias, la estupidez y la corrupción   La mucha intensidad con que las lluvias descienden a lo largo de los cauces ya forma y alimenta nuevos huaicos que surcan cuesta abajo por la costa, llevándose de súbito a la gente envuelta en los […]

Un sitio web WordPress.com.